Potencial Versus Experiencia: Una Apertura a los Nuevos desafíos del Contexto Laboral

“Hasta la persona más pequeña puede cambiar el curso del futuro” – El señor de los Anillos, J.R.R
Tolkien, 1954. En el imaginario colectivo de todo aquel que ha leído una novela épica o de
aventuras, siempre está presente el hecho de que todo héroe tiene su historia de origen y de
aprendizaje para lograr las hazañas relatadas en las historias, siendo esto un hecho que muchas
veces no se logra realizar al momento de ejercer una carrera profesional, existiendo en la mayoría
de los puestos de trabajo una inclinación hacia la experiencia frente al potencial ¿Esto quiere decir
que esta mal optar por la experiencia y no por el potencial?, por supuesto que no, pero es
interesante el poder conocer porque lograr un espacio igualitario de oportunidades laborales para
los profesionales que recién inician su aventura laboral es uno de los grandes desafíos a nivel de
empleabilidad en la actualidad.


Lograr mejores accesos a oportunidades en el mundo laboral para las personas que egresan de
carreras técnicas y profesionales sigue siendo actualmente un aspecto a debatir. Según datos del
articulo “Recomendación, vía para que los recién egresados encuentren empleo” del portal América
Economía, el principal medio que utilizan los graduados para conseguir su primer empleo es la
recomendación 28%, siendo apenas un 4% quienes mencionan a las agencias de empleo y 5% a las
bolsas de trabajo de la universidad donde estudiaron.


Por lo general, los estudiantes escuchan que están siendo preparados para triunfar, pero dejando
entre ver la clásica pregunta que emana entre la mayoría de los que terminan sus estudios
profesionales, ¿cómo logro ser un profesional con experiencia, si no tengo la oportunidad de tener
experiencia profesional? Desde ese punto de vista una respuesta atingente es entender que la
empleabilidad es la capacidad de evolucionar de modo autónomo dentro del mercado de trabajo,
de modo que la persona desarrolle su potencial de manera duradera, dependiendo de los
conocimientos, de las competencias y de los comportamientos que se tengan, siendo esto un
aspecto posible de identificar en entrevistas enfocadas en conocer el potencial del candidatos y los
aspectos a fortalecer, hecho que puede equilibrar en cierta manera la competencia versus la
experiencia. Desde este punto de vista es necesario señalar que en estudios enfocados en análisis
de puestos de trabajos exitosamente cubiertos por profesionales, un aspecto que constantemente
destacan los empleadores de los recién egresados, son los elementos relacionados con la
productividad ligada a la actualización constante como reconocimiento de las demandas continuas

de sus entornos laborales, concordando en el hecho que los nuevos profesionales cuentan con un
reconocimiento de la capacidad de reflexión y apertura al aprendizaje (Ayerbe et al., 2002; Van der
Heijden, 2002; Weinert et al., 2001). Así mismo, los empresarios definieron al titulado ideal como
aquel que tiene conocimientos básicos y solidos de su titulación, que posee un cierto conocimiento
práctico (resultado de prácticas laborales durante sus estudios), que domina el idioma inglés y que
incorpora motivación y capacidad para el aprendizaje de nuevas metodologías.
Por lo tanto la esencia del cambio para lograr acuerdos entre los nuevos talentos y las empresas
debe iniciar al igual que en la novela de J.R.R Tolkien con una triada de personajes que parte desde
casas de estudio que se enfoquen en ser puentes de preparación a los profesionales para un mundo
laboral cada vez más competitivo, centrándose en potenciar aspectos relacionados con las
habilidades personales y técnicas, sumado a empresas que depositen la confianza en aquello que
puede ser igual de importante que la experiencia, logrando potenciar la motivación, creatividad,
apertura al aprendizaje y adaptación a los nuevos desafíos del siglo XXI con que cuentan los
profesionales jóvenes, abriendo a su vez opciones de empleos enfocados en recién egresados,
programas de capacitación o de acompañamiento profesional, además de incluir en sus ternas
finales un candidato potencial, permitiendo la oportunidad de conocer el perfil del candidato más
allá de un currículum vitae y por ultimo desde los recién egresados está el enfoque a cubrir los
desafíos que buscan actualmente las empresas cómo son la plasticidad creativa, el manejo de
idiomas, habilidades comunicativas y cercanía a las nuevas tecnologías. En resumen, es un cambio
a nivel sistémico de largo transitar, necesario para solventar los nuevos desafíos de los contextos
labores actuales, logrando una unión entre la necesidad de las empresas y los nuevos profesionales.

Referencias:
Solé-Moro, M. L., Sánchez-Torres, J., Arroyo-Cañada, F. J., & Argila-Irurita, A. (2018).Los
egresados universitarios y la inserción laboral: un acercamiento al panorama latinoamericano y
español. Revista CEA, 4(8), 67-74.
América Economía, Recomendación, vía para que los recién egresados encuentren empleo.2019
Empleabilidad y competencias de los recién graduados: la opinión de empresas e instituciones, C.
dels Vergós. 2020

Deja un Comentario

es_ESES
Ir al contenido